Despidos bajo presión en DHL

La empresa multinacional fue reconocida el año pasado como el segundo mejor lugar para trabajar entre todas las compañías del mundo. Sin embargo, existen denuncias de trabajadores coaccionados a firmar su desvinculación de la empresa

En las últimas semanas explotó en las redes sociales un caso de maltrato laboral contra la empresa DHL Express, que había sido galardonada como el segundo mejor lugar para trabajar a nivel mundial a fines del 2020. Una investigación de Sudaca.pe recoge los testimonios de varios trabajadores que ponen en cuestión dicho galardón.

El pasado 16 de julio, Scarlett Loyola denunció que su padre, Luis Loyola, habia sido retenido en las oficinas de DHL y obligado a firmar su carta de renuncia. El tenía 10 años de trabajo en la empresa, pero durante la pandemia le asingado tareas que podía cumplir en su casa. El señor Loyola se encontraba con descanso médico por un infarto ocular cuando fue citado a las oficinas de la empresa para firmar su renuncia de mutuo acuerdo. Tras la negativa fue retenido hasta que firmara el documento. El personal de DHL se habría negado incluso a dejarlo salir cuando el trabajador indicó que se sentía mal de la persión, y solo le tomaron la presión. Dada la persión el señor Loyola firmó el documento. La hija del señor Loyola denuncia además maltratos del director de Recursos Humanos, Mauricio Martínez, quien se jacto de que tenían buenos abogados. Mediante un comunicado, la empresa indicó que no discutirían casos individuales de forma pública, pero negaron cualquier maltrato o violacion de derechos.

Sin embargo el caso del señor Loyola no sería un caso aislado. El informe de Sudaca también revela el caso de Jair Yataco, quien sufre de dislipidemia y de hipertensión ambiental, que lo coloca como población vulnerable frente al COVID-19. A pesar de esto la empresa lo habría mantenido operando en la calle hata pocos dias antes de su despido. De forma similar al caso del señor Loyola, se le citó el pasado 15 de junio para firmar su mutuo disenso. Según la versión de Yataco, la empresa le hizo saber que si no firmaba usarían un incidente de noviembre del 2019 en el que se le retuvo el brevete para negarle su liquidación completa.

Un caso similar es el de Yanira Hermoza. Despues de un descanso médico le indicaron que no cumplia las expectativas de la empresa, a pesar de que, según su versión, había tenido varias felicitaciones de DHL en sus 7 años de trabajo. Por su lado, María cuenta una historia similar. A inicios del año fue convocada para ver su plan de trabajo, sin embargo, cuando llegó le entregaron su carta de renuncia. Inicialmente le ofrecieron una liquidación adicional si respondiá en los siguientes 10 minutos, a lo que le dijeron que si iban “por el lado legal” iba a salir mal de la empresa. Posteriomente se enteró que hicieron una reunión donde alegaron que la sacaron por su desempeño y que tenía incluso una amonestación previa, lo que María niega, indicando que en las envaluaciones tenía una puntuación por encima del promedio.

Esto tipo de prácticas no serían extrañas. Según el abogado laboralista Guillermo Boza cuando se judicializan estos casos es necesario acreditar los hechos, como la coacción. Existe jurisprudencia, por un caso anterior de Telefónica donde se demostró un secuestro temporal, por lo que el acto de mutuo disenso se declaró nulo. Respecto al caso de Loyola y DHL, SUNAFIL anunció una diligencia con la participación de las partes. Según ellos, desde marzo DHL registra seis denuncias virtuales, dos por despidos arbitrarios. También indicaron que ya se han impuesto 62 multas contra 55 empresas diferentes por este tipo de abuso.

Fuente: Sudaca.pe