Congreso de la República aprobó construcción de carretera hacia Brasil que pone en riesgo territorios indígenas

El Congreso de la República aprobó el viernes 21 un proyecto de ley que promueve la construcción de carreteras en territorios de los pueblos indígenas de Ucayali

El pasado viernes 21 de mayo, el Congreso de la República aprobó el proyecto de Ley Nº 6486/2020- CR, que busca la construcción de la carretera Pucallpa-Cruzeiro Do Sul. Este proyecto fue presentado por el congresista Gonzales Tuanama, de la bancada Somos Perú, y tiene un Dictamen aprobado únicamente por la Comisión de Transportes y Comunicaciones sin pasar por la revisión previa de la Comisión de Pueblos Andinos, Amazónicos, Afroperuanos, Ambiente y Ecología, lo que ha sido ha alertado la Defensoría del Pueblo.

Diferentes alertas se han emitido sobre esta vía de cerca de 250 km que atravesaría, por el lado brasileño, el Parque Nacional da Serra do Divisor, una de las áreas más biodiversas del mundo, declarada Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO en 2017; y que, por el lado peruano, podría generar riesgos socioambientales a la propuesta de Área de Conservación Regional Alto Tamaya – Abujao y de la Reserva Indígena Isconahua para pueblos indígenas en situación de aislamiento y contacto inicial.

Entre las organizaciones que manifiestan su rechazo se encuentra la Organización Regional AIDESEP Ucayali (ORAU) quienes mediante un pronunciamiento denunciaron que las comunidades de la zona no han sido consultadas en ninguna etapa de la elaboración de esta iniciativa legislativa:

“Nos declaramos en contra de un desarrollo que nos excluye, que nos posterga y que pone por sobre nuestros derechos los intereses económicos de unos pocos”.

Alertan también que el área que contempla el proyecto atraviesa alrededor de 10 comunidades de los pueblos Shipibo y Ashaninka, así como territorio del pueblo Isconahua, en aislamiento voluntario. Las nuevas vías en esos territorios significarían, además, el incremento de actividades ilegales y el aumento de amenazas a las vidas de los dirigentes y líderes indígenas de la región. ORAU alerta que el trazo de la carretera coincide con la cuenca del río Abujao donde se registra la presencia del narcotráfico y existe un contexto de violencia que ha cobrado la vida de ocho defensores indígenas.

El Instituto del Bien Común (IBC) también se pronunció en rechazo de la aprobación de dicho proyecto de ley, indicando que la construcción de la carretera provocaría una deforestación no menor de 24 mil hectáreas ya que requiere la ampliación de vías a bosque traviesa. Estos 140 km de carretera podrían facilitar además la penetración de actividades extractivas ilegales, algunas de las cuales ya están presentes en el territorio como la tala y la minería ilegal. Pero lo más peligroso, en visión del IBC, es que la carretera construiría un corredor ilegal para el narcotráfico que viene invadiendo la zona, y por la que desde el inicio de la pandemia del COVID-19 ha costado la vida a nueve líderes y miembros de los pueblos indígenas.

Fuente: DAR, IBC, SERVINDI