Trabajadores de empresa AJE realizan plantón por despido arbitrario en pandemia

Foto: La República

Un grupo de empleados de la empresa AJE (Asociación de Jóvenes Empresarios), de la familia Añanos, realizaron un plantón en los exteriores del Ministerio de Trabajo, ubicado en el distrito de Jesús María, para exigir que se envíe a un fiscalizador para hacer respetar el reingreso a sus puestos de labores.

Según los protestantes, el MTPE habría emitido un documento donde se niega la suspensión perfecta de labores a la empresa por falta de pruebas que indiquen la baja producción en sus plantas.

En ese sentido, señalaron que el pasado 4 de diciembre deberían haber regresado a sus puestos de trabajo los 143 hombres y mujeres despedidos durante la pandemia ocasionada por la COVID-19.

Los empleados señalan que la multinacional de bebidas de origen peruano no los habría readmitido a sus labores, por el contrario, les habría negado el ingreso sin comunicación alguna.

El 20 de agosto de este año, trabajadores de la comercializadora Salem, la cual es subsidiaria del Grupo Aje, acudieron a las instalaciones de la empresa pero no se les permitió el ingreso, por lo que emprendieron una serie de denuncias respectivas y exigieron la reposición en sus puestos al haber sido sometidos a una decisión unilateral de cese colectivo en plena crisis y porque se les vulneraron sus derechos laborales.

El pasado martes 1 de diciembre, el Ministerio de Trabajo autorizó transferir 46 millones 136 mil 382 soles para EsSalud, con el fin de pagar el subsidio económico de 760 soles para los trabajadores que se encuentran en suspensión perfecta de labores.

Empresa responde

A través de un comunicado, AJE confirmó que han presentado ante el Ministerio de Trabajo un proceso de cese colectivo de 141 empleados y mientras dura el proceso se les ha dado suspensión perfecta desde el 16 de noviembre.

Según la empresa, previamente intentaron llegar a un acuerdo con el sindicato a fin de encontrar alternativas para conservar sus puestos, sin embargo, los diálogos no fueron fructíferos.

Agregaron que optaron por el cese colectivo “con el fin de preservar la sostenibilidad de la empresa, el empleo de 1.069 trabajadores directos y mantener la cadena de valor que involucra a miles de personas indirectamente afectadas” por la crisis económica derivada de la pandemia.

Tomado de La República

Deja un comentario