Reinicia proceso contra activistas de Espinar

El 8 de octubre se reiniciaron las audiencias del juicio contra el ex alcalde de Espinar, Oscar Mollohuanca y los dirigentes Herbert Huamán y Sergio Huamaní (ex representantes del Frente de Defensa de los Intereses de Espinar – FUDIE), por los sucesos ocurridos el año 2012 en esa provincia cusqueña durante las protestas contra la empresa minera Tintaya.

La audiencia se dará en la Sala del Módulo Penal de Ica. Como se sabe, este proceso se inició el año 2012 en la localidad de Ica y después de un largo proceso los dirigentes mencionados fueron declarados inocentes en el mes de julio de 2017. Sin embargo, la Procuraduría y la Fiscalía apelaron y en el 2018 la Sala Penal de Apelaciones de la Corte Superior de Ica declaró la nulidad de la sentencia en primer instancia, ordenando que todo debía regresar a fojas cero e iniciarse nuevamente el juicio.

Hasta ahora el proceso dura 8 años con todo lo que ello implica para los dirigentes criminalizados: traslados continuos desde Espinar a la región Ica (unas 18 horas de trayecto), gastos onerosos en asesoría legal, trámites engorrosos, además de la tensión y la amenaza permanente que pende sobre sus personas por una posible sentencia desfavorable.

Para el ex alcalde Mollohuanca, que ya sufrió al inicio del proceso una detención que fue denunciada como arbitraria, se ha pedido hasta 30 años de cárcel. Los dirigentes y sus abogados denuncian una vulneración sistemática al debido proceso y al acceso a la justicia al habérseles variado las imputaciones en múltiples ocasiones.

Sin duda este es típico caso de criminalización de la protesta y cómo estos larguísimos juicios presionan y mantienen en vilo a los dirigentes sociales, a sus familias y a toda su comunidad.

Tomado del Observatorio de Conflictos Mineros

Deja un comentario